Israel a la vanguardia de la tecnología agrícola

Representantes de más de 40 países, desde Botswana a Chile, llegaron a Israel para conocer las tecnologías que impulsan una cuarta revolución agrícola. Estos avances se desarrollan gracias a la inteligencia artificial, el aprendizaje automático, el big data y los drones.

Israel se ha transformado en la “Despensa de Medio Oriente”, y eso no es una casualidad. El modelo de desarrollo no está compuesto sólo por indicadores económicos, sino que hay una idea de emprendedorismo, educación y, por sobre todo, solidaridad. Todo esto se combina con la libertad y ayuda que brinda el Estado para crear empresas, lo que convierten a Israel en una nación que se encuentra en una nueva revolución agrícola, y a la que visitan representantes de todos los países para evaluar nuevos modos y tecnologías de producción. 

Tecnología de vanguardia

El avance de la tecnología agrícola, motivo por el cual Israel se convirtió en una potencia en este campo, se debe a que puso a disposición de emprendedores aquellas herramientas necesarias para el propio crecimiento. La combinación de habilidades individuales y el abanico de posibilidades en cuanto a lo tecnológico tienen como respuesta el desarrollo de empresas que, como poseen un mercado pequeño, se lanzan a escala global. 

Podría decirse que Israel ha sabido tomar sus desventajas para crear soluciones y desarrollar una tecnología agrícola superior. Sus capacidades en la tecnología del agro surgen a partir de no tener suelos aptos para la siembra. A mediados de los 60, en una comunidad -también conocida con el nombre de kibutz-, ubicada en el medio del desierto de Neguev, nació Netafim, la empresa más importante de riego por goteo. En 2017 y después de 40 años, Israel se encontraba a la cabeza de esta tecnología: sus objetivos eran la disminución del desperdicio de cultivos y el 100 por ciento de eficiencia en el riego. 

La importancia de AgrIsrael

Desde el 24 al 27 de junio, tuvo lugar en Israel una feria internacional llamada AgrIsrael. Como su nombre lo indica, es una exposición que se realiza todos los años y que tiene como objetivo dar a conocer las últimas tecnologías del sector agroexportador. Está organizada por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, el Israel Export Institute (IEI), el Ministerio de Economía y el de Relaciones Exteriores. En la exposición pudieron observarse las nuevas invenciones de empresas israelíes que lideran esta cuarta revolución agrícola que van desde nuevas maquinarias hasta formas alternativas de siembra.  

Sin importar las sequías, las lluvias por demás escasas, el suelo arenoso y la condición árida de casi todo el país, Israel ha podido convertirse en la despensa de la región. “Que el desierto florezca”, ese deseo repetido como mantra por los primeros colonos, ha podido llevarse a cabo en menos de un siglo sin tener en cuenta a los malos pronósticos. La incorporación de nuevas tecnologías y maquinarias, sumado a la constante inversión en el desarrollo agrícola-rural y el trabajo que hace el Estado, dan la impresión que Israel liderará esta cuarta revolución agrícola y todas las transformaciones venideras en este campo.