Rusia vaticina una “sorpresa positiva” en las negociaciones con Irán, pero el resultado es incierto

Views: 212

El viceministro ruso de Exteriores, Serguéi Ryabkov, vaticinó este martes en Lausana, Suiza, una “sorpresa positiva” en torno a las negociaciones sobre el controvertido programa nuclear iraní.

En declaraciones a la prensa en el último día de las negociaciones, el responsable ruso dijo que se analizan “diferentes ideas” para el acuerdo. “Espero que se vayan a llevar una sorpresa positiva”, dijo Ryabkov sin dar detalles sobre el contenido del posible pacto, que según un plazo impuesto por los interlocutores vence esta noche.

Por otra parte, el negociador ruso confirmó que el ministro de Exteriores, Sergúei Lavrov, volverá desde Moscú a Lausana “al inicio de la tarde” de hoy. Un posible retorno del ministro ruso está considerado como una posible señal positiva sobre el desenlace de las negociaciones, ya que Rusia había advertido el lunes que solo en caso de haber perspectivas para un acuerdo Lavrov iba a volver a Suiza.

En cuanto a las últimas horas de las conversaciones, que se celebran en un hotel de la ciudad helvética, Ryabkov dijo que anoche se prolongaron hasta las 01.00 GMT de la madrugada y se retomaron a las 05.00 GMT. “Sabemos de la importancia del asunto, por lo que no importa si dormimos o no”, aseguró el ruso.

Irán y seis grandes potencias apuran las últimas horas antes de que venza esta medianoche el plazo impuesto para alcanzar un acuerdo nuclear que ponga fin a una década larga de conflicto.

La comunidad internacional, representada en estas conversaciones por Estados Unidos, Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania, teme que Irán tenga intenciones militares con su programa nuclear, lo que Teherán niega.

Para asegurar que Irán no acceda a la bomba atómica, el grupo internacional busca un acuerdo que dure entre 10 y 15 años con fuertes limitaciones y controles sobre las actividades nucleares de la República Islámica.

El acuerdo marco sería seguido por negociaciones adicionales para llegar a un acuerdo final para fines de junio.

Las Naciones Unidas y los gobiernos occidentales han impuesto múltiples rondas de sanciones demandando que Irán suspenda sus actividades de enriquecimiento de uranio y otros aspectos de su programa nuclear.