rosh hashaná
rosh hashaná

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El 29 de septiembre se festeja el año nuevo judío. Es una fiesta de alegría y regocijo donde la comida judía, con su cocina kosher, llega a su máximo potencial.

El 29 de septiembre comienzan los festejos por Rosh Hashaná, el año nuevo judío, que en el calendario hebreo es el 5780. Las celebraciones durarán dos días y se extenderán hasta el 1 de octubre. Según la tradición, la festividad simboliza la creación del hombre en el sexto día a partir de la creación del mundo por Dios. Se celebra el primero y el segundo día de tishrei, el séptimo mes del calendario hebreo. La palabra tishrei significa “comenzar” por lo que es una fiesta de alegría y regocijo donde la comida judía, con su cocina kosher, llega a su máximo potencial.

El comienzo de un nuevo año

Para los fieles, estos primeros días de Rosh Hashaná marcan el inicio de los Diez Días de Arrepentimiento (o Aseret Yemei Teshuvá), que terminan con el día de ayuno en Yom Kipur. Durante los días de Rosh Hashaná no se trabaja, ya que se busca reflexionar, hacer balances y análisis, prepararse para el nuevo año que comienza. Pero, sobre todo, son días de tradiciones milenarias. Las celebraciones, por supuesto, tendrán lugar en las sinagogas, que contarán con el sonido del shofar (un pequeño cuerno de carnero) en sus plegarias matutinas.

La comida judía en la celebración de Rosh Hashaná

La cocina kosher, en el festejo del año nuevo judío, tiene una gran importancia debido a su simbolismo. Los alimentos que las madres, padres, abuelas, abuelos, hijos e hijas prepararán en conjunto representan los buenos deseos para el próximo año, como vinos, jugos de uva, el famoso pan trenzado conocido como jalá, y las manzanas verdes que se servirán combinadas con miel. Además, esta preparación es una de los platos típicos de oriente, ya que pueden encontrarse distintas variantes en varios países. También es costumbre que se sirvan pescados y granada. 

A lo largo de la segunda noche, y antes de comer el jalá mojado en miel, se comen frutas de la temporada venidera. Esto significa, por supuesto, el comienzo de un nuevo año. También es muy común que se prepare un plato dulce a base de zanahoria conocido como tzimmes. Los alimentos son dulces porque se espera que lo que ha de venir con el año nuevo sea placentero.

Las costumbres durante la celebración

Durante los festejos de Rosh Hashaná se encienden velas. Al llegar la luz se recitan las bendiciones propias de esta celebración. Antes de volver a encenderlas en la segunda tarde se preparan las nuevas frutas de temporada que se van a comer y se recitará una bendición, al tiempo que se medita sobre lo nuevo que vendrá el próximo año. Mientras tanto, las familias se ocupan de preparar algunos de los platos típicos de oriente. 

Si bien hay muchísimas festividades a lo largo del año, Rosh Hashaná es una de las más importantes. En esta celebración, la comida judía y la cocina kosher alcanzan su máximo esplendor.

arrow-black

INSCRIPCIÓN
A NEWSLETTER