Para el Gobierno de EEUU, “un mal acuerdo con Irán es peor que ninguno”

Views: 208

La principal asesora de seguridad nacional de la Casa Blanca, Susan Rice, señaló que “un mal acuerdo con Irán es peor que ninguno” ante el AIPAC, el mayor grupo de presión judío de EE.UU, en la víspera del discurso ante el Congreso norteamericano del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

“Las frases con gancho no impedirán que Irán consiga la bomba nuclear, pero eso sí puede conseguirse con diplomacia fuerte y presión”, dijo Rice durante la segunda jornada de la conferencia anual del Comité de Relaciones Públicas Americano-Israelí (AIPAC).

La asesora de Barack Obama esgrimió asimismo que “por muy deseable que sea la idea, no es realista ni alcanzable” detener la producción nuclear de Irán indefinidamente.

Rice fue la única representante del gobierno estadounidense en la conferencia junto con la embajadora ante la ONU, Samantha Power, en un contexto de tensión diplomática entre Estados Unidos e Israel, aliados históricos.

Rice defendió la alianza entre los pueblos de EE.UU. e Israel como “innegociable”. Pero el Gobierno de EE.UU. considera un desplante protocolario que Netanyahu haya accedido a hablar sobre Irán en el Congreso sin consultar con la Casa Blanca, invitado por el líder republicano de la Cámara de Representantes, John Boehner.

El primer ministro israelí explica hoy martes (3 de marzo) en el Capitolio estadounidense, con la ausencia de numerosos legisladores demócratas, por qué, a su juicio, un acuerdo con Irán sobre su programa nuclear sería un riesgo para la propia existencia de Israel y la seguridad de Estados Unidos.

Irán amenaza con destruir Israel, está devorando país tras país en Oriente Medio, exporta el terrorismo y está desarrollando, mientras hablamos, la tecnología para construir armas nucleares, muchas de ellas”, afirmó el mandatario israelí en Washington, donde también participó en la conferencia de la AIPAC.

“Los días en que el pueblo judío se quedaba pasivo frente a amenazas de aniquilación han terminado”, añadió. Netanyahu se opone a un acuerdo para que Irán pueda mantener cierta capacidad de enriquecimiento de uranio con fines pacíficos a cambio de un régimen de inspecciones.

Por su parte, el Congreso de EE.UU. ha elaborado un nuevo paquete de sanciones contra Irán con el apoyo de legisladores demócratas y republicanos a la espera de evaluar los avances en el diálogo de Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania.

Esas potencias e Irán celebran estos días una nueva ronda de negociaciones en Suiza que debería desembocar en un acuerdo marco a finales de mes.