Nueva alerta temprana de terremotos inventada en Israel

Una compañía israelí revoluciona la alerta temprana de terremotos con un nuevo algoritmo y una red de sensores sísmicos que se pueden implementar en cualquier lugar.

En lugares en los que existe algún sistema de alerta temprana de terremotos, como en México, Japón o el estado de California, en Estados Unidos, dependiendo del sistema y de la distancia del epicentro, las advertencias pueden ir desde unos pocos segundos antes del temblor hasta aproximadamente un minuto, y, en general dan tiempo suficiente para esconderse debajo de una mesa o alejarse de las ventanas.

Pero científicos israelíes aspiran a reunir más información sobre los temblores y así poder advertir a la población con mayor tiempo de reacción y menor coste económico.

Alon Ziv, profesor asociado de geofísica en la Universidad de Tel Aviv, señala que para crear un sistema que advierta de manera efectiva de los terremotos, salve vidas, proteja la infraestructura y sea también asequible, hay que considerar muchos factores: “Lo que se necesita es una red sísmica en tiempo real: un grupo de estaciones de monitorización que funcionen conjuntamente, un algoritmo sísmico y una manera efectiva de difundir la información al público”, explicó Ziv, quien también es el científico jefe de SeismicAi.

¿Cómo detectar temblores lo más rápido posible?

Las redes de sensores sísmicos cuestan mucho dinero. Estas son usadas por Japón y California pero son demasiado caras para muchos otros países. Y uno de los principales problemas de la predicción de terremotos es que las redes sísmicas se construyen generalemente a lo largo del límite de las placas, la zona en la que dos placas de la capa exterior de la corteza terrestre chocan y provocan terremotos.

Sin embargo, la mayoría de los terremotos ocurren fuera o en el borde de la red sísmica, en el océano, señala el experto, por ejemplo, frente a las costas de América del Sur, América Central, Indonesia y Filipinas.

Ziv explicó que la mayoría de los sistemas avanzados en Japón o California pueden estimar la ubicación de un terremoto y su magnitud y usar estos parámetros para predecir el movimiento máximo en cualquier parte del área afectada pero esto solo es factible si el terremoto ocurre dentro de la red.

Por lo tanto, los científicos de SeismicAi desarrollaron un sistema que aborda el problema desde fuera de la red. “Es un sistema que funciona en cualquier lugar. Mañana se puede desplegar en Canadá y al día siguiente en Turquía o en el Himalaya”, describió Ziv.

Su sistema calcula el tiempo de llegada de las ondas sísmicas y también el ángulo entre la estación de medición y el epicentro del terremoto.

Las redes usadas en Japón o California tienen un espaciado uniforme entre los sensores sísmicos. Por el contrario, la red que despliega SeismicAi consta de grupos de cuatro a cinco sensores en cada punto. Y cada grupo de sensores es una matriz sísmica.

“Las ondas sísmicas emitidas por un terremoto llegan a los sensores individuales de la matriz en diferentes momentos. Con la ayuda de esta diferencia de tiempo, podemos calcular el azimut inverso, que es el ángulo entre la estación de medición y el epicentro, y que nos ayuda a localizar el terremoto de manera más rápida y precisa, incluso si ocurrió fuera de la red, en lugares donde solo hemos desplegado unos pocos sensores”, explicó Ziv.

El segundo elemento del sistema SeismicAi es un conjunto de ecuaciones basadas en la física que reemplaza las relaciones empíricas específicas de la ubicación utilizadas en California y Japón y permiten a los expertos calcular el movimiento máximo del suelo (aceleración de un terremoto) en el lugar preciso.

MIRÁ TAMBIÉN: