Maestra israelí dona riñón a un niño de 3 años de Gaza

Maestra israelí dona riñón a un niño de 3 años de Gaza

Idit Harel Segal, una maestra de jardín de infantes del norte de Israel, decidió donar uno de sus riñones como regalo de su 50 cumpleaños.

 

Segal dijo que le inspiró a hacerlo su difunto abuelo, un superviviente del Holocausto, quien siempre le decía que debía vivir una vida llena de significado y siguiendo la tradición judía, y uno de sus mandatos dice que no hay deber más sagrado que salvar una vida.

 

Porque salvando una vida, dice el judaísmo, se salva a todo el mundo.

 

Segal contactó con un grupo que vincula a donantes y receptores, y comenzó un proceso de nueve meses de preparación para transferir su riñón a quien lo necesitase. El receptor resultó ser un niño palestino de 3 años de la Franja de Gaza.

 

Por esperanza 

 

“No me conoces, pero pronto estaremos muy cerca porque mi riñón estará en tu cuerpo. Espero con todo mi corazón que esta cirugía tenga éxito y que tengas una vida larga, saludable y significativa”, escribió Segal al niño en hebreo, cuya familia pidió no ser nombrada puesto que eso les podría poner en peligro en donde viven, ya que la cooperación con los israelíes es penada de diversos modos, también con la muerte. Un amigo tradujo la carta al árabe para que la familia pudiera entenderla.

 

Justo después de la guerra de 11 días de mayo pasado, “deseché la ira y la frustración y solo vi una cosa. Veo esperanza de paz y amor”, escribió Segal. “Y si hubiera más como nosotros, no habría nada por lo que pelear”.

 

En contra de su familia

 

“Mi familia estaba realmente en contra. Todo el mundo estaba en contra. Mi esposo, mi hermana, su esposo. Y el que menos me apoyó fue mi padre. Tenían miedo”, dijo Segal.

 

“Cuando me enteré de la identidad del niño no se lo dije a nadie”, recordó Segal. “Me dije a mí mismo si la reacción a la donación de riñón es tan dura, por lo que obviamente el hecho de que un niño palestino la esté recibiendo lo hará aún más duro”.

 

La operación se realizó el pasado mes de junio y Segal salvó una vida, honró a su abuela y también generó una segunda donación, porque el padre del niño donó un riñón a una madre israelí de 25 años bajo la política de reciprocidad.

 

MIRA TAMBIÉN: