La vacuna israelí contra el COVID-19 empieza la segunda etapa de ensayos: las autoridades confían en que en abril se hará vida casi normal en el país

La vacuna israelí contra el COVID-19 arranca su segunda fase de ensayos clínicos sobre 1000 voluntarios, y si todo va como se prevé, la tercera fase será en abril.

“Durante la primera fase (de ensayos clínicos) no se identificaron efectos secundarios importantes y dos comités de expertos, internos y externos, recomendaron la aprobación de la segunda fase”, informó el Ministerio de Defensa israelí de quien depende el laboratorio que ha desarrollado la vacuna, el Instituto de Investigación Biológica de Israel (IIBI).

En la primera fase de la vacuna israelí contra el COVID-19, llamada Brilife, se probó en 80 voluntarios en dos hospitales del país, Hadasa en Jerusalén y Sheba en Ramat Gan.

La segunda fase se experimentará sobre 1000 voluntarios, comenzará en aquellos dos hospitales, pero pronto se ampliará a centros médicos de todo el país.

“Los científicos del IIBI son la ‘unidad de élite’ de Israel y se están ocupando de una tarea extremadamente importante: la de salvar vidas humanas”, dijo el ministro de Defensa Benny Gantz. “Reconozco la gran importancia del desarrollo de una vacuna israelí que continuará sirviendo a la sociedad israelí en los años venideros”, agregó.

Una sola dosis

El director del laboratorio, Shmuel Shapira, informó al parlamento el mes pasado que se están produciendo 15 millones de dosis aproximadamente que, a diferencia de las desarrolladas por la competencia internacional de Pfizer, Moderna y AstraZeneca, solo precisan de una dosis.

En esta segunda fase de pruebas los investigadores trabajarán “en ultimar las precauciones de seguridad, determinar la dosis más efectiva y asegurar su completa eficacia”, comunicó el ministerio.

Esta parte del ensayo clínico estará abierta a voluntarios de edades comprendidas entre los 18 y los 85 años, incluyendo personas con enfermedades previas.

Si este grupo responde bien a la vacuna se inoculará a otras 30.000 entre abril y mayo de 2021, probablemente fuera de Israel. Y si todo va como se prevé y no hay efectos secundarios importantes, será aprobada para uso general de la población.

MIRÁ TAMBIÉN: