La próxima generación de robots israelíes podrían reemplazar a la infantería

La próxima generación de robots israelíes podrían reemplazar a la infantería

Dos compañías de defensa, Elbit Systems y Roboteam, han presentado el ROOK UGV, robot de asistencia en infantería que puede ir a donde los humanos prefieren no hacerlo.

“Si quieres mandar robots a donde no quieres mandar soldados, necesitas una solución para ello”, dijo Elad Levy, director y fundador de Roboteam, que anunció junto con Elbit el debut de lo que llaman “la madre de todos los vehículos no tripulados”. El ROOK es un vehículo no tripulado terrestre de múltiple carga 6×6.

Dicen sus inventores que, por su diseño y autonomía, es una especie de “máquina humana” y que “de verdad forma parte del equipo”, según el comunicado oficial, y que emula lo que los drones y robots aéreos pueden hacer en el cielo, en la tierra.

Inteligencia artificial y autonomía

Este robot se ha desarrollado de uno previo, de ambas compañías, el PROBOT 4×4. “Está construido con autonomía interna y una inteligencia artificial que provee una solución completa, es esa sofisticación la que lo hace confiable en el terreno”, dijo Levy.

Está diseñado a partir de una plataforma UGV compatible con los estándares militares y su estructura modular permite que los componentes sean reemplazados por sus usuarios en el terreno sin el apoyo del fabricante.

Pesa 1,200 kilos (2,646 libras) y puede con cargas equivalentes a su propio peso. Se eleva sobre el terreno 24 centímetros y se mueve a 30 kilómetros por hora (19 millas por hora). Su batería pesa 40 kilos (88 libras) y dura hasta ocho horas. Para misiones más largas tiene espacio para una batería adicional o un generador, informaron sus inventores.

Funciona a través de un software llamado TORCH-X RAS y un operador puede controlar varias unidades.

Puede navegar en el desierto, nieve y otros terrenos agrestes, durante el día y la noche. Sus sensores pueden reconocer soldados y seguirlos, desviarse de la carretera sin volcar y distinguir entre hierba, piedras y otros elementos del camino para evitar accidentes, como si un humano lo condujera.

Sus usos

Se espera que sea capaz de transportar útiles, asista a paramédicos para sacar a heridos del campo de batalla, formar parte de misiones de inteligencia, que incluye llevar drones, y también servir como un sistema remoto de armas.

El robot costará entre 150.000 y 300.000 dólares, dependiendo de su configuración, y está siendo evaluado ya por potenciales clientes. Sus creadores imaginan un futuro no muy lejano con cientos de miles de ellos en los terrenos y también creen que estos robots terrestres colaborarán con drones y con la información de ambos los ejércitos tendrán perspectivas mucho más completas para misiones lo más eficaces posible.

 

 

MIRA TAMBIÉN: