Un atentado mortal contra el tranvía en Jerusalén aviva la tensión entre israelíes y palestinos

Views: 654

Un bebé de tres meses murió ayer miércoles y ocho personas resultaron heridas como balance del atentado cometido por un conductor al arrollar con su vehículo a un grupo de pasajeros que esperaban el tranvía en Jerusalén. El agresor atropelló a los peatones que esperaban el tranvía en el barrio de Guivat Tajmoshet, a pocos metros de la comisaría central de la ciudad. Cuando intentó huir, un agente de policía le disparó, hiriéndole. Horas después fallecía en el hospital.

Las imágenes difundidas por la televisión y grabadas desde una cámara situada en una parada cercana descartan que se trate de un accidente ya que se aprecia claramente cómo el conductor se dirige intencionadamente hacia los israelíes que esperaban el tranvía.

Este atentado ha disparado la tensión en la ciudad. Según los testigos, el conductor giró bruscamente y se empotró contra una parada en la que suelen esperar ultraortodoxos que viven en las cercanías, palestinos que viajan a los barrios árabes de Jerusalén Este y colonos judíos que habitan en la colonia de Pisgat Zeev.

Desde hace meses, en esta parada, última antes de entrar en el barrio de Suafat, se bajaban gran parte de los pasajeros judíos que preferían continuar en autobús ante la repetición de apedreamientos y otros actos vandálicos. Una situación que había deteriorado este medio de transporte, que el ayuntamiento promocionó como instrumento de coexistencia pero que muchos palestinos consideran una herramienta para borrar la división de la ciudad entre el este y el oeste.

El conductor es un exconvicto palestino que había pasado más de un año en la cárcel, de la que salió en 2013. Nada más conocerse la noticia, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, convocó un gabinete de crisis y señaló tanto al presidente palestino, Mahmud Abbas, como al movimiento islamista Hamás.

“Así es como los compañeros de Abu Mazen (apodo de Abbas) en el gobierno actúan, el mismo Abu Mazen que hace solo unos días incitó a atacar a los judíos en Jerusalén“, afirmó Netanyahu, en alusión al citado movimiento islamista. Además, antes de la reunión, el primer ministro israelí ordenó que las medidas de seguridad se refuercen en la ciudad, escenario de una creciente tensión desde principios de año.

Por su parte, el presidente de Israel, Reuven Rivlin, calificó de “acto terrorista” la muerte del bebé y apuntó, por su parte, a los líderes árabes. En un comunicado, el mandatario recordó la soberanía israelí sobre Jerusalén e instó a las fuerzas de Seguridad a actuar de forma contundente.

El alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, confirmó que se desplegarán efectivos policiales y se reforzará la presencia militar y de los servicios de Inteligencia israelíes en los barrios de Jerusalén Este, escenario en los últimos meses de choques entre la policía, grupos de palestinos y colonos judíos.

“Debemos restaurar la paz y la seguridad en Jerusalén. Como vengo diciendo desde hace meses, la situación en Jerusalén es intolerable y se debe actuar de forma contundente contra la violencia que tiene lugar”, afirmó.

Estallaron enfrentamiento poco después del atentado en los barrios de Suafat e Issawiyah, en Jerusalén Este, y en el paso de Qalandia, que controla el tránsito entre esta parte de la ciudad y Ramala, en Cisjordania.