Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

 

Una red de satélites con un peso de entre uno y diez kilos en órbita alrededor del planeta están llamados a ser la próxima gran revolución en el mundo de las telecomunicaciones. Son los nanosatélites, que permitirán llevar servicios de voz y datos de alta tecnología y gran capacidad a cualquier lugar, por muy remoto que sea, y a un coste mucho más reducido que con los actuales sistemas disponibles.

Los nanosatélites o cubesats son pequeños satélites que abren todo un mundo de posibilidades en la exploración espacial. Su potencial ya ha sido descubierto por grandes agencias espaciales tanto para la exploración del espacio como para reparar instrumentos en órbita de grandes dimensiones. También se utilizan para realizar observaciones y mediciones. Pero ahora es el turno de exprimir sus aplicaciones tecnológicas en el campo de las telecomunicaciones, tal vez el área con mayor incidencia de los nanosatélites en la vida cotidiana de los que vivimos ahí abajo sobre la Tierra.

Este es el caso de Sky & Space Global, una compañía tecnológica israelí que ha iniciado la construcción de sus tres primeros nanosatélites. Sus responsables aseguran que serán un 80% más baratos que los tradicionales satélites de telecomunicaciones que hoy orbitan alrededor de nuestro planeta.

La compañía espera tener firmados los contratos para su lanzamiento en las próximas semanas, mientras que la fecha para su puesta en órbita será a mediados del próximo año 2017, aunque aún no se conoce el momento exacto.

El negocio de Space Global se basa en la construcción de nanosatélites por una mínima parte de lo que cuestan los tradicionales, cuya cifra puede alcanzar los 600 millones de dólares. La firma estima que este factor será una revolución en el mercado de las telecomunicaciones al distribuir servicios de voz y datos de gran capacidad a precios mucho más baratos en zonas donde tradicionalmente no llega ni la cobertura de los móviles.

En comparación con los satélites normales, la compañía subraya que pueden recortar los costes en un 80%, principalmente porque su tamaño permite un ahorro muy notable en el lanzamiento. Estos satélites, cuyo peso oscila entre uno y diez kilos, se construyen en Israel.

El director ejecutivo de la compañía, Meir Moalem, explica que este proyecto tiene el potencial de ofrecer acceso a las telecomunicaciones de calidad a 4.000 de personas en el mundo que en la actualidad no están conectadas, ya sea por falta de infraestructura telefónica o porque viven en áreas sin cobertura celular.

“El objetivo de Sky & Space Global es desarrollar una infraestructura de comunicaciones que permita el intercambio bidireccional de voz y datos en cualquier parte, a cualquier hora y a un coste asequible, basados en una constelación global de nanosatélites”, dice Moalem.

arrow-black

INSCRIPCIÓN
A NEWSLETTER