Share

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Las amistades peligrosas

La 68º Asamblea General de la ONU se ha visto esta semana eclipsada por la formalización de la nueva relación entre Irán y Estados Unidos, un hecho histórico a tenor de la historia reciente entre ambos estados.

Enemigos desde 1979, año de la Revolución Islámica, los gobiernos de sendos países han mantenido durante todo este tiempo una tensa relación, marcada por el programa nuclear iraní y las fuertes sanciones que pesan sobre el país de los ayatolás. 

Sin embargo, el vínculo entre ambos gobiernos parece haberse estrechado en las últimas semanas, después de que se filtrase la relación epistolar que habían mantenido Obama y Rohani en los últimos días. 

Si bien el esperado encuentro entre ambos no se ha producido, todo parece apuntar a que es solo cuestión de tiempo. O al menos eso es lo que indica la actitud de Hassan Rohani y su gobierno, que desde que este llegase al poder el pasado mes de junio ha utilizado un discurso conciliador y moderado hacia la comunidad internacional, en un intento de acabar con el aislamiento de Irán. 

Son varias las fuentes que ven en este cambio de actitud por parte de Teherán una manera de ganar más tiempo para desarrollar la bomba atómica, hecho que obliga a Estados Unidos a no cometer errores en la elección de Irán como aliado.

De momento, expectación ante los posibles cambios y temor de que este nuevo amigo no sea más que un lobo con piel de cordero.

Por Leah Soibel, analista y experta en Medio Oriente y Directora de Fuente Latina

Fuente: Diario Las Américas

arrow-black

SUBSCRIBE TO
THE NEWSLETTER