Dos medicinas contra la enfermedad de Gaucher también funcionan contra coronavirus

El Instituto de Investigación Biológica, del ministerio de Defensa de Israel, identifica que dos tratamientos de la enfermedad genética de Gaucher son efectivos contra el coronavirus. Uno de ellos ha sido aprobado por la FDA (Administración de Medicamentos de EE.UU.)

Uno de los medicamentos, Cerdelga, ha sido aprobado por la autoridad de medicamentos estadounidense, la FDA, por sus siglas en inglés, y el segundo, Venglustat, está a punto de terminar el proceso de aprobación, lo que significa que el tramo que tienen que recorrer para ser usadas en pacientes con COVID-19 es corto, según anunció el ministerio.

Ambos medicamentos deberían ser tomados al mismo tiempo en el tratamiento antiviral propuesto y el comunicado oficial del ministerio informaba que ambos están siendo testados en animales infectados con coronavirus.

El laboratorio, situado en un lugar secreto y protegido de la ciudad del centro del país Nes Ziona, ha publicado los resultados del tratamiento en ratones, en los que se señala que la medicación inhibía la réplica del virus en los cuerpos de los animales, si bien el artículo aún no ha pasado por revisión académica.

La enfermedad de Gaucher no está causada por un virus, sino que es un trastorno genético común entre judíos askenazíes (de origen europeo), y los investigadores descubrieron que las medicinas usadas contra esta enfermedad crean unas moléculas llamadas glicoesfingolípidos que tienen una función antiviral. Además de ser efectivo contra el coronavirus, el ministerio señala que también lo es contra otros tres virus, el Sindbis neuroinvasivo, el virus del Nilo Occidental y el de la Influenza A.

El Instituto de Investigación Biológica está volcado en el desarrollo de tratamientos y vacunas contra el coronavirus desde que surgió el brote. A principios de mes el mismo laboratorio anunció haber aislado ocho anticuerpos que se cree pueden ser usados para desarrollar tratamientos contra COVID-19. Los anticuerpos fueron producidos de sangre tomada de pacientes con la enfermedad, que habían tenido síntomas serios, y se habían recuperado. El laboratorio espera crear, a partir de los anticuerpos, un tratamiento efectivo contra el virus. Si logran crear un medicamento, buscarán una farmacéutica internacional para producirla a escala mundial.

El laboratorio recordó que, en caso positivo, ese desarrollo no sería útil para crear una vacuna sino que constituiría un paso adelante a la hora de crear un tratamiento para aquellos que hayan contraído la enfermedad.