Coronavirus: científicos israelíes proponen un atajo para aliviar la enorme demanda de pruebas

 

El Instituto científico Technion y el hospital Rambam publicarán un estudio en el que se demuestra que testando a 32 o 64 pacientes al mismo tiempo se puede descartar a grupos enteros de estar contagiados.

Según el hospital Rambam, un método rápido y eficaz de detección de casos positivos de coronavirus implicaría recoger una muestra con hisopo ya sea de la boca o la nariz, de un número determinado de personas y aplicar una sola prueba a todo el grupo para resolver así la congestión en los laboratorios de todo el mundo.

La idea fue propuesta la semana pasada a la científica Dina Berenbaum, del Instituto tecnológico Technion, quien contactó a su exprofesor Idan Yelin, jefe de investigación de patógenos en el Technion. Ambos desarrollaron esta metodología con rapidez.

Ambos científicos publicarán un breve estudio online para invitar a otros hospitales del mundo a probar su método y, por tratarse de circunstancias extraordinarias, los protocolos de publicación se acortarán sustancialmente.

“Uno de los métodos más efectivos de atajar esta pandemia es separando a los portadores o enfermos de las personas saludables”, dijo Yelin en un comunicado del Instituto. “Por ello es crítico identificar a los portadores, y esto se consigue identificando el virus a nivel molecular”.

 

¿Cómo se realizan los test para identificar los casos con coronavirus?

Yelin explicó que el test más común se efectúa en laboratorios clínicos, es decir, lugares que solo pueden ser usados por personal especializado y que están limitados por el equipo que poseen.

Sin embargo, la nueva idea de Berenbaum viene a solucionar esta limitación: la científica pensó que, en lugar de hacer pruebas de forma individual, tendría sentido testar una agrupación de muestras de pacientes. Si no diera positiva la prueba, el laboratorio podrá pasar rápidamente a otra muestra común. En caso de que diera positiva alguna de las pruebas, cada individuo de la muestra sería testado.

Yelin y Berenbaum hicieron los exámenes pertinentes en el laboratorio de virología del hospital Rambam y llegaron a la conclusión de que, tomando muestras de incluso 64 pacientes al mismo tiempo, si solo uno de ellos es portador, el test daría positivo.

“Es un método muy ingenioso y ayuda enormemente a la hora de acortar plazos y no perder tiempo, algo invaluable en estos momentos de pandemia”, señaló Liron Shilav, bióloga molecular. Ella señaló además que es muy interesante la persistencia del virus COVID-19 que da positivo en una muestra de más de 60 personas y no se diluye, y tiene grandes esperanzas puestas en que se ponga en uso cuanto antes.

Este proceso rápido permitiría a las personas que están en cuarentena por temor a haber sido expuestas confirmen si han contraído coronavirus o no, sin añadir a la sobrecarga de los servicios de salud. Si el test da negativo, podrían incluso liberarlos del encierro.

Este método también ayudaría a escanear posibles casos en lugares como aeropuertos y tranquilizar a todos aquellos que viven o trabajan en lugares de riesgo, como geriátricos.