Una nano cámara con forma de pastilla para vigilar la salud intestinal

Views: 5

Las colonoscopias son procedimientos médicos inevitables cuando llegamos a cierta edad, pero resultan muy incómodos. Son necesarias para detectar, por ejemplo, la aparición de cáncer colonorectal, y se recomienda que hombres y mujeres de más de 50 años se realicen una colonoscopia cada 10 años. Pero dado lo molesto del procedimiento, son muchos los que evitan someterse a una prueba tan necesaria. Una compañía israelí propone un método diferente para sacar de la ecuación la variable de la incomodidad. Se trata de Given Imaging, una firma israelí de tecnología médica, que ha desarrollado un método pionero y no invasivo para detectar trastornos y enfermedades en el tracto gastrointestinal. Con el nombre de PillCam, se trata de una nano cámara con el tamaño y forma de una pastilla, muy fácil de ingerir para el paciente, y que permite a los profesionales médicos visualizar el esófago, el colon y partes del intestino delgado.

Pillcam permite a los médicos “obtener una visión de casi 360 grados del colon mientras la píldora lo atraviesa”, tal y como subraya el reconocido doctor gastroenterólogo Mukund Venu, del Centro Médico de Loyola. “Los pacientes tienen mucho miedo a la sedación”, explica Venu, “y también al propio procedimiento en sí, debido a lo molesto que resulta. Hay unos 20 millones de estadounidenses que no se someten a pruebas de detección del cáncer de colon, y ese es un número que queremos reducir”.

Esta cámara realiza todo el recorrido por el interior del cuerpo del paciente en unas ocho horas, tiempo en el que está tomando fotografías dentro del organismo. Las imágenes se transmiten a un dispositivo incorporado en un cinturón que ha de llevar el paciente durante la prueba, y de ahí se extraen para su análisis, en busca de signos tempranos del cáncer de colon.

La PillCam solo se recomienda a aquellos pacientes que tienen problemas para someterse al procedimiento tradicional o para los que han experimentado una colonoscopia incompleta. La cápsula es desechable y, además, no se necesita recuperarla para la recopilación de las imágenes obtenidas en el interior de organismo. Se elimina naturalmente, por lo general, dentro de las 24 horas siguientes sin presentar molestias para el paciente.

Con el desarrollo de este tipo de dispositivos ingeribles se está creando un nuevo mercado en el sector  de la tecnología sanitaria, un escenario de artefactos diminutos cuyo crecimiento es muy prometedor. Se estima que en 2020 el mercado de las nano cámaras insertadas en píldoras para su uso médico alcanzará más de 3.000 millones de dólares.

Pero la de PillCam no es la única iniciativa en este campo que llega desde Israel. David Zarrouk, profesor de ingeniería mecánica en la Universidad Ben-Gurion en el Neguev, desarrolla un robot que se arrastrará por el tracto intestinal, imitando el movimiento de pequeñas lombrices.  El paciente tragaría el robot reptador con una cámara incorporada, que se movería de forma articulada por el cuerpo, transmitiendo imágenes de alta calidad. Zarrouk dice que el dispositivo podría viajar por todo el sistema intestinal en menos de seis minutos y, luego, eliminarse naturalmente por el cuerpo.

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *