Tendencias para el 2018: Píldoras inteligentes para un mejor diagnóstico

Views: 327

Entre las tendencias tecnológicas para 2018, veremos como las píldoras estarán equipadas con sensores, que emitirán señales tras su ingesta, con el fin de monitorear constantes vitales, analizar determinadas partes del cuerpo humano o proporcionar datos sobre el paciente. Esta es una de las predicciones sobre el futuro más inmediato realizada en su informe por CB Insights. Este es el caso de una innovación llegada desde Israel. PillCam, desarrollada por la compañía israelí Given Imaging, es una cápsula con cámaras en miniatura que capturan imágenes del tracto digestivo para ayudar a los médicos a vigilar los pólipos.

“Las píldoras inteligentes son muy interesantes por diversas razones: son menos invasivas que los procedimientos tradicionales, fácilmente escalables y no requieren la presencia constante de responsables médicos durante el proceso. Los reguladores se han mostrado reacios en el pasado a aprobar estas píldoras, pero esperamos ver una mayor aceptación en los próximos años”, destaca en su informe la compañía especializada en datos con sede en Nueva York.

Lo cierto es que las píldoras inteligentes son inofensivas y no hay riesgo de retención de las cápsulas en el cuerpo. En Estados Unidos, la Agencia de Administración de Alimentación y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), ya ha aprobado el uso de la PillCam como alternativa a las molestas colonoscopias. De este modo, la píldora se puede utilizar para visualizar de forma remota el tracto gastrointestinal y el colon, y así detectar pólipos e identificar los primeros signos de cáncer colorrectal.

La cápsula mide aproximadamente 26 milímetros de largo y 11 de ancho, y en su interior contiene micro cámaras que puede captar hasta ocho imágenes por segundo. A diferencia de una endoscopia rutinaria, que para algunos pacientes puede ser un procedimiento tan molesto que rechazan la realización de la prueba, esta cápsula puede ingerirse con agua, como cualquier otra píldora.

Antes del procedimiento es necesario ayunar 10 horas y realizar una limpieza de colón. Posteriormente, el paciente ingiere la cápsula  sus sensores se ponen en funcionamiento, realizando todo el recorrido por el interior del cuerpo del paciente en unas ocho horas, tiempo en el que está tomando fotografías dentro del organismo. Las imágenes se transmiten a un dispositivo incorporado en el cinturón que ha de llevar el paciente durante la prueba, y de ahí se extraen para su análisis.

Durante el procedimiento, el paciente puede continuar con sus actividades rutinarias; sin embargo, debe continuar con el ayuno cuatro horas más desde la ingesta de la píldora inteligente. Después, se sugiere continuar con una dieta líquida o blanda. Tras ocho horas, el paciente regresa al consultorio para retirar el cinturón junto con el aparato que ha grabado las imágenes y el paciente no tiene ninguna molestia ni complicación posterior. Después de 48 horas en el interior del tracto digestivo, la cápsula se expulsa automáticamente.

Se calcula que sólo en los Estados Unidos hay unos 20 millones de pacientes que rehúsan someterse a colonoscopias por miedo a molestias, con el riesgo que esto conlleva en relación con el desarrollo de enfermedades como el cáncer de colon.

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *