La crioablación se centra ahora en congelar tumores en riñones, hígado y huesos

Views: 1066

Tratar el cáncer es a menudo un proceso notoriamente largo y duro, que a veces requiere una combinación de cirugía y quimioterapia. Estos tratamientos pueden prolongarse durante meses, y presentar una serie de efectos secundarios devastadores.

Los investigadores del cáncer y las compañías de tecnología médica en las últimas décadas han trabajado para encontrar formas de tratamiento que sean menos invasivas pero sin perder eficacia. En este campo, una compañía biomédica israelí desarrolla un sistema en el que todo lo que se necesita es una breve visita al médico.

Desde 2006, IceCure Medical, con sede en Cesarea, ha avanzado en el concepto de crioablación, un proceso que utiliza frío extremo para congelar y destruir tejidos enfermos y que ya utilizan expertos médicos desde hace años, para desarrollar tecnología que congele los tumores cancerosos. En 2012, utilizando el sistema IceSense3 de la compañía, los médicos ya fueron capaces de tratar tumores benignos de cáncer de mama en cuatro pacientes durante un ensayo clínico realizado en Kamogowa (Japón). El sistema se desarrolló específicamente para tratar fibroadenomas, que es el tipo más común de tumores de mama benignos, y que se observan típicamente en mujeres jóvenes de entre 15 y 30 años.

Así es como funciona el sistema: después de administrar anestesia local, un médico suministra nitrógeno líquido a -170oC a través de una aguja guiada por ecografía para congelar el tumor sin afectar el tejido circundante. Todo el procedimiento requiere alrededor de 15 minutos, es prácticamente indoloro y no afecte a la vida diaria del paciente. IceCure dice que puede usar su sistema para tratar tumores del tamaño de pelotas de golf. Además de atacar a las células cancerígenas directamente, la crioablación también estimula a las células para atacar el área congelada, “enseñando” al sistema inmune a reconocer las células cancerosas, según dice la compañía.

El director ejecutivo de IceCure, Eyal Shamir, destaca que IceSense3 se ha enfocado hasta ahora principalmente en los tumores de pecho benignos y malignos, pero también ha estado trabajando en aplicar el tratamiento a los tumores de pulmón, riñón, hígado y hueso. En 2013, la compañía anunció ensayos clínicos exitosos en pacientes con tumores malignos de pulmón en Japón. Y actualmente están trabajando en una solicitud para realizar pruebas con el cáncer de próstata.

“En los países occidentales, cada vez hay más casos de tumores pequeños y en etapa inicial, y todos están buscando una solución mínimamente invasiva”, señala Shamir. Sin embargo, los avances en exámenes médicos que conducen a la detección temprana e intervención, la cirugía invasiva sigue siendo el método predominante para tratar el cáncer, argumenta.

Shamir explica que otros tratamientos existentes de tumores, como la termoablación (el calentamiento de un tumor con ondas de radio u otros medios), pueden ser dolorosos, y que la cirugía y la radiación pueden “matar a los pacientes” con sus efectos secundarios duraderos. IceCure es la respuesta con una solución mínimamente invasiva que no deja daños permanentes. Tampoco necesita la eliminación física de un tumor del cuerpo, ya que el cuerpo absorbe las células congeladas muertas con el tiempo.

IceSense3 cuenta con la aprobación de la FDA (Estados Unidos) y la CE (Unión Europea), así como de varias otras agencias locales, incluidas las de Hong Kong, Singapur, Tailandia y México.

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *