Un dron con pasajeros: el futuro de los coches voladores ya está aquí

Views: 47

urban-aeronautics

Parece cosa de ciencia ficción. Los automóviles que sobrevuelan nuestras saturadas ciudades y carreteras forman parte del imaginario colectivo de muchas generaciones que han crecido viendo películas en las que los vehículos voladores formaban parte de la escena como un objeto cotidiano más de nuestro futuro más o menos cercano. Pero este futuro improbable de los coches voladores –una promesa de la ciencia ficción que se resiste a cumplirse– podría estar más cerca de lo pensado. Es el caso de Cormorant, un modelo desarrollado por una firma tecnológica israelí que pretende convertirlo en uno de los primeros automóviles voladores con pasajeros del mundo.

Tras desarrollarlo durante 15 años, la compañía israelí Urban Aeronautics confía en que será capaz de poner en el mercado su dron para pasajeros en 2020. El vehículo tendrá un peso de unos 1.500 kilogramos. El nombre que recibe el prototipo es Cormorant, etiquetado como un coche volador, que será capaz de transportar unos 500 kilos de peso y viajar a una velocidad de 185 kilómetros por hora. La compañía consiguió completar su primer vuelo automático el pasado mes de noviembre y estima que podrá vender el vehículo por unos 14 millones de dólares cada unidad.

Para los desarrolladores de Urban Aeronautics, este dron –que utiliza rotores internos en lugar de propulsores típicos de los helicópteros– podría tener una función práctica en zonas de conflicto para evacuar a personas de entornos hostiles o facilitar a las fuerzas armadas un acceso más seguro. “Basta con imaginar entre sus posibilidades un escenario de una bomba química en una ciudad y este vehículo podría llegar pilotado remotamente y facilitar la descontaminación de la zona”, ejemplifica el fundador y director ejecutivo de Urban Aeronautics, Rafi Yoeli. Este emprendedor puso en marcha la compañía en 2001 en un enorme hangar ubicado en Yavne, en la zona central de Israel, para desarrollar este dron, que subraya que es más seguro que un helicóptero, ya que puede volar entre edificios y bajo los cables de líneas eléctricas sin el riesgo de colisionar por las hélices.

El vehículo presenta varias ventajas en relación a otras aeronaves. Por ejemplo, su diseño le permite aterrizar en casi cualquier superficie y es más silencioso que los helicópteros tradicionales. Respecto al reciente vuelo de prueba realizado en noviembre, “este evento muestra la capacidad de Cormorant de operar muy cerca de tierra y en terrenos abruptos, en entornos hasta ahora inaccesibles para las aeronaves existentes y con una carga similar a estas a bordo del vehículo”, comentaba entonces Rafi Yoeli. Hasta su aparición definitiva en el mercado, todavía queda un amplio trabajo que completar en el desarrollo de este vehículo. El Cormorant, más o menos del tamaño de un automóvil familiar y anteriormente denominado ‘Air Mule’, aún tiene que cumplir con todas las regulaciones de la autoridades que velan por la seguridad aérea, y la prueba de noviembre arrojó algunos aspectos a corregir relacionados con los sensores de abordo. Pero Yoeli, cuya compañía ya ha registrado 39 patentes para crear el vehículo, no tiene ninguna duda de que contribuirá a hacer realidad el sueño de los coches voladores.

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *