Convierten la basura en plástico no contaminante para salvar el planeta

Views: 205

Sobre los vertederos suelen sobrevolar aves carroñeras. Lo que no saben es que lo que ven allí abajo podría convertirse en “una mina del futuro”. Así se expresa Christopher Sveen, director de operaciones de UBQ, una empresa israelí que ha patentado un proceso para convertir la basura doméstica, que todos desechamos de nuestros hogares y que acaban en vertederos, en plástico reutilizable. Después de cinco años de desarrollo, la compañía está lista para lanzar su tecnología con la esperanza de revolucionar la gestión de residuos en todo el mundo y hacer que los vertederos sean una imagen del pasado.

UBQ cuenta con una planta piloto y una instalación de investigación en el Kibbutz Tzeelim, al borde del desierto del Néguev, en el sur de Israel, donde ha desarrollado su sistema. “Tomamos algo que además de ser completamente inútil, daña nuestro planeta, y podemos convertirlo en objetos de uso cotidiano”, relata Albert Douer, parte del consejo de administración de la compañía. Explica que el material que crea UBQ puede utilizarse como sustituto de plásticos, derivados petroquímicos convencionales y maderas, lo que contribuiría a la reducción del consumo de petróleo y la deforestación.

UBQ ha recibido hasta la fecha 30 millones de dólares para financiación por parte de inversores privados, entre los que se incluye el propio Douer, director ejecutivo de Ajover Darnel Group, un conglomerado internacional de plásticos. Destacados científicos forman parte de su consejo asesor, incluido el químico galardonado con el Nobel Roger Kornberg, el bioquímico de la Universidad Hebrea Oded Shoseyov y Connie Hedegaard, ex comisaria europea de Acción por el Clima.

La pequeña planta de Tzeelim puede procesar una tonelada de desechos municipales por hora, una cantidad relativamente pequeña que no cubriría las necesidades de una ciudad de tamaño mediano, Pero UBQ dice que su sistema es escalable.

Lo que hace esta empresa es extraer artículos reciclables como vidrio, metales y minerales, y que la basura restante (como pueden ser restos orgánicos, y plásticos, cartones y papales sucios) se seca y se moltura en polvo. Ese polvo gris se introduce en una cámara de reacción, donde se descompone y se reconstituye como un material compuesto parecido a un plástico. UBQ dice que su proceso patentado no genera dióxido de carbono ni productos tóxicos, y requiere de poca energía y nada de agua.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el cinco por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero se producen con la descomposición del material orgánico en los vertederos. Aproximadamente la mitad es metano, que contribuye 21 veces más al calentamiento global que el dióxido de carbono, según el Banco Mundial.

Por cada tonelada de material producido, dice UBQ, evita que se creen entre tres y 30 toneladas de CO? al eliminar los desechos de los vertederos.

UBQ dice que su material puede usarse como un aditivo para plásticos convencionales para evitar que éstos generen metano y dióxido de carbono una vez desechados en los vertederos. El material de UBQ se puede moldear para dar forma a ladrillos, vigas, macetas, latas y materiales de construcción, y a diferencia de la mayoría de los plásticos, no se degrada cuando se recicla. La compañía asegura que convertir los residuos en productos comercializables es rentable.

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *