Aumento de las violaciones de los derechos humanos en Medio Oriente – Especial Siria

Views: 165

La situación de violencia e inestabilidad por la que pasa Medio Oriente en estos momentos ha hecho aumentar gravemente las violaciones de los derechos humanos en la región, según coinciden varios organismos de derechos humanos. Si bien la situación ha ido empeorando paulatinamente desde el comienzo de las primaveras árabes, en el año 2011, las últimas noticias hacen replantearse urgentemente las medidas tomadas por la comunidad internacional durante la última década, para encontrar nuevas vías que aseguren las libertades y derechos fundamentales de las personas de la región. La inmovilidad política y social de muchos de estos estados, que siguen siendo dirigidos por la misma clase dominante, no ha permitido cambios sustanciales ni de mejora en estas sociedades. En ese sentido, ya se ha manifestado Ruth Jüttner, experta de Amnistía Internacional en Medio Oriente, quien asegura al diario La Jornada  que “los continuos intentos de los estados de la región de presionar con ofertas poco decididas sobre reformas, o con violencia brutal contra su población, prueban que muchos gobiernos siguen aferrados al poder”. 

El pasado año Estados Unidos ya advertía de esta tendencia, en un informe elaborado en 2012 con datos de las Naciones Unidas, y que subrayaba las “notables deficiencias en materia de derechos humanos en Medio Oriente”. El documento hacía especial hincapié en el fuerte deterioro de estos derechos en países como Siria o Egipto. Este flagrante retroceso está afectando especialmente a los sectores más sensibles de la población, como son las mujeres, los niños y las minorías religiosas, que “a menudo son objeto de ataques violentos, sin que los poderes públicos hayan sido muy resolutivos para paliar esta situación”. 

Egipto es uno de los países que más deterioro ha vivido a este respecto durante los dos últimos años. De hecho, las actuales turbulencias políticas y sociales han lastrado significativamente cualquier avance en materia de derechos humanos, dejando en situación de indefensión a las clases más desfavorecidas de la sociedad egipcia. La organización Human Rights Watch ha denunciado en su informe de 2013 que en Egipto sigue existiendo abuso e impunidad policiales, así como fuertes restricciones a las libertades de expresión, asociación y religión. Asimismo, se han denunciado casos de tortura y asesinato por parte de la policía y el ejército. Las mujeres siguen siendo uno de los sectores más vulnerables de la sociedad, especialmente después de que se hayan dado incontables casos de acoso sexual en lugares públicos, sin que el Gobierno o las autoridades de turno hayan decidido intervenir. En ese sentido, HRW también ha denunciado ataques contra cristianos coptos, después de que 42 iglesias fuesen arrasadas en una semana y varias personas fuesen fuertemente agredidas. El director interino de Human Rights Watch en Medio Oriente, Joe Stork, ha explicado a El País que “durante semanas, se veían venir estos ataques, dado que los miembros de los Hermanos Musulmanes acusaron a los cristianos coptos de tomar parte en la deposición de Morsi, pero las autoridades no hicieron nada para prevenirlos”. 

El Líbano es otro de los países que más críticas ha tenido que hacer frente en materia de derechos humanos, después de que varias organizaciones humanitarias acusasen al actual gobierno de inmovilismo en la lucha contra la pena de muerte. El país magrebí cuenta con alrededor de 60 personas condenadas a pena capital aunque se mantiene una moratoria para las ejecuciones desde hace seis años, según la agencia de noticias Europa Press. Además, las mujeres siguen sufriendo discriminación en las leyes sobre el estatuto personal, al igual que gays, lesbianas, bisexuales y transexuales, que llevan años denunciando ser perseguidos y maltratados por miembros de las fuerzas de seguridad del estado, según HRW. Esta misma organización ha denunciado las pésimas condiciones económicas y sociales en las que viven 300.000 palestinos, que no cuentan con asistencia básica por parte de las autoridades del país. 

La situación en Irán tampoco es mucho mejor. Solo el pasado año, el Gobierno prohibió a los candidatos de la oposición a participar en las elecciones, a la vez que varios opositores fueron detenidos, situación en la que llevan ya más de un año y medio. Asimismo, el Gobierno persiguió a activistas, abogados, defensores de los derechos humanos y periodistas, mientras anunciaba nuevas políticas para controlar el uso de internet. La situación de la mujer en Irán es especialmente vulnerable. Una reciente fotografía de varias mujeres periodistas sentadas en el suelo, en una sala repleta de hombres sentados cómodamente en sillas, ha vuelto a poner a Irán en la picota, después de varios intentos del Gobierno de Hasán Rouhaní de limpiar su imagen en el exterior. 

Por otro lado, varias organizaciones de derechos humanos y medios de comunicación se han hecho eco del incremento de las ejecuciones en Irán. Cifras no oficiales aseguran que Irán ejecutó el pasado año a más de 500 personas, entre los que se encontraban varios menores de edad, tal y como asegura la periodista Bárbara Ayuso en su reportaje ‘Lo que pasa en Irán cuando nadie mira’

Siria y el posible uso de armas químicas

El caso de Siria habría adquirido mayor significancia en las últimas horas, especialmente si se tienen en cuenta las noticias más recientes, según las cuales el régimen sirio de Bachar Al Assad habría utilizado armas químicas contra los rebeldes, produciendo la muerte de 322 personas, entre ellos 54 niños. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) anunciaba además que 3.600 personas tuvieron que ser atendidas por efectos de los “gases químicos”,  tras el ataque del pasado miércoles en las afueras de Damasco. "El OSDH contabilizó 322 muertos, entre ellos 54 niños, 82 mujeres y decenas de rebeldes, además de 16 cuerpos no identificados", indicó la ONG en referencia a ese ataque, por el cual el régimen de Bashar al Assad y la oposición se acusan mutuamente, según publica el diario Milenio. La organización Médicos Sin Fronteras (MSF) también refrendaba estos datos, después de informar a través de un comunicado que “"tres hospitales de la provincia de Damasco apoyados por Médicos Sin Fronteras han informado a la organización internacional médico-humanitaria de la llegada de aproximadamente 3 mil 600 pacientes con síntomas neurotóxicos en un período de menos de tres horas durante la mañana del pasado día 21, de los cuales 355 fallecieron". 

La comunidad internacional, al contrario que en otras ocasiones, y de mano de Estados Unidos y Francia, ha mostrado su máximo rechazo a estas acciones, y ha exigido al régimen sirio que permita a una delegación de la ONU investigar lo sucedido. Hasta el momento, el gobierno de Bachar Al Assad niega lo ocurrido y culpa a los rebeldes del uso de armas químicas. Mientras tanto, Francia y Reunido contemplan emplear la fuerza si Al Assad no permite la entrada de funcionarios de la ONU. El ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, no ha dejado lugar a dudas y ha afirmado que si el régimen ha utilizado armas químicas, entonces “será necesaria no solo una reacción de condena internacional" sino también "una reacción de fuerza", según publica El Economista. La posición del gobierno de Barak Obama todavía no está clara, si bien el Pentágono ya ha movilizado barcos de guerra para un posible ataque contra Siria. El Presidente, en una entrevista concedida la semana pasada a la cadena de televisión estadounidense CNN, ya aceptó “que la presión para que EE UU actúe ha crecido considerablemente tras el último ataque y que se aproxima el momento en que será necesario tomar decisiones importantes”. Este fin de semana Obama ha vuelto a reunirse con sus asesores en la Casa Blanca para continuar analizando la situación, así como para ir cerrando apoyos entre la comunidad internacional en caso de un eventual ataque. 

Si quieres seguir informado, puedes hacerlo a través de las cuentas de Fuente Latina en Twitter o Facebook.