Así se comunicaban los niños tailandeses con el exterior antes de su rescate

Views: 99

Los 12 niños tailandeses y su entrenador ya han sido rescatados de la cueva en la que quedaron atrapados por una inundación repentina el pasado 23 de junio. Durante todo este tiempo, uno de los elementos que más han contribuido a organizar el rescate y rebajar la ansiedad de los pequeño en la cueva ha sido la posibilidad de comunicarse con el exterior gracias a la tecnología de comunicaciones móviles de emergencia desarrollada por la compañía israelí Maxtech Networks.

La realidad sobre el terreno fue que los primeros intentos de rescate, tras localizar a los desaparecidos, se vieron obstaculizados no solo por las aguas crecientes, sino por la falta de comunicación entre los rescatistas, ya que los sistemas de comunicación no podían funcionar en la complejidad de las cuevas subterráneas.

De este modo, según explica el director ejecutivo de Maxtech, Uzi Hanuni, el operativo tailandés se fijó en una tecnología que podía ofrecer una solución viable a la falta de comunicaciones. Fue así como contactaron con la compañía israelí, que desde el principio puso todo de su parte para llevar hasta el lugar, de forma desinteresada, los equipos y el personal para enseñar a utilizarlos. Así, el pasado 25 de junio, Yuval Zalmanov, ingeniero de software de Maxtech, se subió a un avión con una veintena de unidades de radio Max-Mesh de emergencia de la compañía con destino a Tailandia. Todo estaba dispuesto dos días después de encontrar al grupo de menores desaparecidos.

Zalmanov se integró con el equipo de rescate, compuesto por fuerzas especiales tailandesas y expertos internacionales del Reino Unido, China, Australia, Estados Unidos, España y muchos más países. El despliegue internacional ha sido extraordinario, así como el seguimiento a través de los medios de comunicación del mundo entero.

El dispositivo de Maxtech se parece a un simple walkie talkie, pero incluye sofisticados algoritmos que permiten a sus usuarios comunicarse entre sí a una distancia de hasta tres kilómetros y con muros entre medias.

La compañía empleó 10 años para desarrollar la tecnología. No es necesario contar con una línea de visión directa, lo que permite su uso en entornos complejos como las cuevas subterráneas, donde ningún otro dispositivo de comunicación funcionará.

Hanuni detalla que el sistema de su compañía aporta transmisión de voz, datos y video, y cuenta con autonomía suficiente para diez horas de uso continuado. “Estas cuevas son un entramado muy largo y complejo, por lo que no se pueden enviar mensajeros de un lado a otro a través de ellas constantemente. Y los buzos necesitan estar en contacto constante con su base para que todos sepan dónde están. Ningún otro sistema podría funcionar aquí, excepto el nuestro”, asegura.

De este modo, la tecnología de Maxtech se convirtió en una aliada indispensable en la operación, primero para saber con exactitud las condiciones y necesidades de los pequeños, después para facilitar la comunicación directa con sus padres y, finalmente, para coordinar las acciones de los buzos que lograron, afortunadamente, sacar a todos los atrapados sanos y salvos de las cuevas.

La tecnología de Maxtech ha despertado un enorme interés entre equipos de rescate de países acostumbrados a lidiar con desastres naturales de gran envergadura, escenarios en los que estos equipos pueden suponer un gran valor añadido para llevar a cabo operaciones exitosas. Es el caso de países de América Latina como México, Chile y Guatemala.

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *